A jugar avioncito

A jugar avioncito

VAMOS A JUGAR AVIONCITO

NECESITARÁN:

  • Un gis.
  • Un patio o calle donde trazar el avioncito.
  • Una piedra plana, moneda, bolsita de semillas, bola de papel mojado o cualquier objeto que puedas aventar y no rebote mucho. Uno para cada jugador.

REGLAS BÁSICAS:

  1. Dibujen juntos la figura del tradicional avioncito. Sí, juntos. Desde ahí empieza la diversión.
  2. El primer jugador se para frente la casilla 1, avienta su piedra dentro de ella y brinca sobre un pie para caer en la casilla 2 y luego a la 3. Siempre sobre el mismo pie y sin pisar raya.
  3. Cuando llega a las casillas 4 y 5 puede apoyar un pie en cada una de ellas.
  4. Luego sigue en un pie a la 6 y salta a las 7 y 8, nuevamente apoyando un pie en cada una.
  5. Pisa con un pie en la 9 y cae con los dos en la 10. 
  6. Gira de un salto y hace lo mismo pero ahora de regreso.
  7. Al pisar la casilla 2, se agacha manteniendo el equilibrio sobre un pie y recoge –sin apoyar las manos– la piedra que había dejado en la casilla 1.
  8. Salta fuera del avión, sin pisar la casilla 1.
  9. Si el jugador logró hacer el recorrido sin pisar línea, ni mover el pie una vez que saltó sobre cada casilla, avienta ahora su piedra a la casilla 2.
  10. Brinca en un pie a la casilla 1, salta por encima de la 2 (que es donde ahora está su piedra) y sigue como antes hasta la 10 y de regreso. Recoge desde la 3 su piedra, salta la 2, pisa en un pie la 1 y sale fuera del avión. Sigue así sucesivamente hasta equivocarse o terminar y ganar.
Cada jugador pierde, deja su piedra donde quedó y pasa el turno al siguiente si:
  • al tirar la piedra no cae dentro de la casilla que le toca,
  • su piedra queda tocando línea,
  • se equivoca durante el recorrido,
  • pisa raya,
  • pisa las casillas dobles con un solo pie,
  • pisa alguna de las casillas que ocupa la piedra de otro jugador, 
  • pone una o dos manos en el piso al recoger su piedra, o
  • sale sin recoger su piedra.

OTRAS FORMAS DE JUGARLO:

  • En la primera vuelta los jugadores no tiran la piedra, sino que lo recorren completo por primera vez.
  • Si son muchos niños, puede jugarse por equipos, donde cada vuelta la hace un jugador diferente.

 

 

Fuente: Chilango.

A jugar canicas

A jugar canicas

A jugar canicas.

El origen de la palabra canica proviene del germano knicher (bola con la que juegan los niños). En Sudamérica se conocen como bolitas y en el Altiplano mexicano como cuirias o cuicas. En Nayarit las llaman pichas. Cada país y cada región les da un nombre diferente.

Las canicas se han jugado en todo el mundo prácticamente desde que el hombre descubrió que un guijarro redondo podía rodar. Se han encontrado pequeñas pelotas de barro de la Edad de Piedra;los niños egipcios y romanos las jugaban, según constancias que se encuentran en el Museo Británico, al igual que los pequeños europeos de la Edad Media. En Frankfurt, Alemania, hay un museo de canicas y en Australiaaún se realizan torneos nacionales.

En el mural de Tepantitla, en Teotihuacan, se aprecia un grupo humano jugando con bolitas; sin embargo, en Latinoamérica el juego como tal es de origen español. En los romances de Delgadina, de los siglos XVII y XVIII se cantaba: “A los tres días de encerrada/se asomó en otra ventana/ adonde estaba su hermano/ bolitas de oro jugaba”.

Duelo entre pericos y diablitos

Las canicas se clasifican de acuerdo con el material de su elaboración, su tamaño y sus características. Pueden ser de barro, de piedra y de vidrio. Entre los jugadores era muy apreciado el tirito o ponche, opaco y de un solo color, que por ser de vidrio más sólido podía cascar a las otras canicas. El perico es una canica blanca con líneas onduladas de colores que asemeja el plumaje de esa ave. Las ágatas destacaban por su valor y su belleza con tenues líneas de color dentro de la esfera transparente. Competía con la ágata el diablito de color rojo, que muy pocos jugadores podían poseer.

Las canicas más aptas para el juego medían 1.5 cm, pero había más pequeñas y otras de mayor tamaño llamadas bombonas, toninas, bombochas, macalotas o caniconas. El terreno de juego debía ser de preferencia plano, sobre tierra compactada y en espacios abiertos. La mano que iba a tirar debía permanecer firmemente en la tierra, aunque también se podía tirar estando el jugador de pie. Las maneras más comunes de tirar eran de huesito, sosteniendo la canica entre la falange del pulgar doblado y la parte de la huella del índice, y de uñita: colocando la canica entre la uña del pulgar y el hueco formado por la curva del índice. Este último tiro era propio de las niñas. Los niños consideraban su tirito como un amuleto y lo elegían cuidadosamente tomando en cuenta su tersura y su facilidad para deslizarse.

El hoyito, la rueda y el cocol o rombo son las principales variantes del juego de canicas. En el primero se traza una línea de salida y a los tres o cinco metros de distancia se hace el hoyito, se designa el orden de los jugadores (puede ser uno o en pareja) y se tira la canica contra la de un contrario (lo mata) hasta meter la propia al hoyito.

La rueda o círculo se jugaba colocando varias canicas dentro de una circunferencia, o bien todas en el centro. El objetivo era sacar las canicas de los contrincantes desde la línea de salida;estas canicas pasaban a ser propiedad del ganador que era quien mantenia su tirito sin que quedara dentro del círculo.

El cocol o rombo era marcado en el piso por el niño más apto para hacerlo. Las canicas se ponían en el perímetro de la figura y el tiro se hacia desde la raya; no se podían sacar las canicas de los otros jugadores de un solo tiro, sino de tres. Las jugadas están explicadas a grandes rasgos, aunque todas ellas tienen diversos grados de dificultad y los jugadores utilizan un lenguaje específico en el momento del juego. Hay otras modalidades de jugar canicas como el óvalo, el cuadrado, la tortuga, el banqueteado, etc.

Pinto mi raya

El Crisol, fábrica de vidrio localizada en Texcoco, fue la primera en producir canicas. El proceso era muy sencillo: dejar caer gotas de vidrio líquido sobre una rampa metálica, haciéndolas rodar para que se enfriaran. En Tacubaya, Distrito Federal, había otra fábrica de canicas, y ahí las gotas de vidrio derretido se dejaban caer en un recipiente sometido a constante vibración. Ambas fábricas ya han desaparecido.

Es importante destacar que en la actualidad todavía se utiliza el lenguaje de las canicas sin ninguna conexión con éstas. Las expresiones verbales propias del juego pasaron al dominio común del vocabulario masculino, con connotaciones de diferente índole que van desde una broma hasta el albur. Por ejemplo: un camión cargado con dinamita, para indicar que su cargamento era peligroso, llevaba un letrero en la defensa trasera que decía Chiras pelas, señalando con esto que si no se guardaba la debida distancia, el golpe podía ser mortal. La expresión chanfleque se usaba para definir el efecto o energía, buena vibración que se daba al tirar la canica, ahora denota que al ponerle chanfle a alguna acción se hace con cariño, con interés o sentimiento.Pinto mi raya significa marcar un límite para algo o con alguien: Calacas quiere decir “se murió, se acabó, se terminó”. Estas expresiones siguen usándose y no se circunscriben a un determinado estrato social.

Resultó sorprendente la reacción de los informantes al ser entrevistados para nuestra investigación. Demostraron gran emoción, alegría y nostalgia, describiendo vívidamente sus recuerdos y experiencias infantiles en el juego de las canicas, con lo que queda demostrado una vez más que, en el humano ocurrir, como dijera un poeta… “Recordar es volver a vivir”.

¿Has jugado a las canicas? Cuéntanos tu experiencia… ¡Comenta esta nota!

 

Fuente: México Desconocido

Burro 16

Burro 16

¿Recuerdas el popular juego mexicano Burro 16?

Aquí te lo vamos a recordar, seguramente en tu infancia te tocó ser el burro o saltarlo.

Cada número tenía una frase y orden a realizar por los participantes:


1.- Uno por mulo. Es el inicio del juego y como se va calando al burro

2.- Dos, patada y coz. Al brincar, se le da una patada en el trasero del burro y se deja caer de sentón en la espalda; si no cumple con las dos cosas, se fleta.

3.- Tres, el burro al revés. Aquí el burro se pone de frente y agachado para brincarlo.

4.- Cuatro, jamón te saco. Al brincar encima del burro, con una mano se le ‘saca el jamón’ del trasero del burro; si no lo logra hacer, se fleta.

5.- Cinco desde aquí te brinco. Desde donde salta el primero, los demás también deben hacerlo, entre más alejado del burro, mejor; si no alguien no lo logra hacer, ya sabe.

6.- Seis, al revés. Va de regreso y al brincar hay que tratar de pasar la marca que se hizo en el número cinco.

7.- Siete, te pongo mi chulo bonete. Cada persona que brinca debe dejar en la espalda del burro una prenda –un suéter, una playera- sin que se las demás se caigan; si las tira, se fleta.

8.- Ocho, te lo quito y te lo remocho con pan y bizcocho. Aquí deben regresar los que saltan, del último que pasó al primero para quitar su respectivo suéter con cuidado de no tirar los demás.

9.- Nueve copita de nieve, con sus tres sabores que son. Cada participante brinca al burro y después le dice al oído y sin que nadie escuche tres sabores de nieve; si alguno repite un sabor, le toca ponerse de burro.

10.- Diez, elevado lo es. Cuando un participante salte, el burro debe levantarse en ese momento para dificultarle e intentar que no llegue bien al otro lado, o bien, ya en una onda más intrépida, se para derecho y solo con la cabeza hacia abajo, para que lo salten por completo.

11.- Once, caballito de bronce. Después de saltar al burro, cada integrante debe quedarse quieto, evitando tocar a las otras estatuas, pues si lo hace, ¿qué creen que le pase?, pues sí, se fleta.

12.- Doce, la vieja tose. Cuando cada jugador brinca debe toser tres veces. Los otros deben repetir de forma idéntica los tosidos.

13.- Trece, el rabo te crece, en la boca de ése. Tras brincar, el jugador debe señalar a otro de los participantes que no sea el burro. Si el señalado está de babas con la bocota abierta, le toca fletarse.

14.- Catorce, la vieja cose. Cada uno que brinque debe decir: “con su cajonazo (pegándole al burro en las costillas), su pinchazo (dándole un pellizco en el lomo del burro) y su pedalazo (al caer pisándole un pie al burro). Quien no complete las tres, ya sabe.

15.- Quince, el diablo te trinche. Cual águila enterrando las garras, el que salta debe jalarle el cuero del lomo al burro, ¡ouch!

16.- Dieciséis, ¡muchachitos a correr! El burro debe contar del 16 al 1, mientras tanto los participantes deben saltarlo lo más rápido posible, pues cuando llegue al 1, el burro los perseguirá y al primero que agarre, se fleta.

¿Recuerdas lo lindo que era jugar? Sigue jugando…

 

Un poco de historia…

Burro 16 es un juego relativamente popular entre los mexicanos, una gran cantidad de personas de diferentes edades conocen este juego y saben en qué consiste, pero decimos que es relativamente popular, debido a que en algún punto de su vida, llegaron a jugar o a ver cómo lo jugaba alguien más, pero no recuerdan todas las frases, y por lo mismo, en la actualidad son pocas las personas que lo llegan a jugar como originalmente se plantea, es decir, con los 16 versos y realizando lo que cada uno indica.
Este juego es de hace ya muchos años, creemos que ya se jugaba a finales del siglo XIX, no se puede decir con precisión en qué año, ya que es muy poca la información oficial y escrita que se encuentra de este mismo juego, pero con esta poca información y la que llegamos a recopilar nosotros, podemos llegar a esa conclusión.
Realizamos una encuesta a personas de diferentes edades y contextos sociales, y con la información que conseguimos de estas encuestas, pudimos descifrar que el juego se creó y comenzó a jugarse a finales del siglo XIX, porque las personas ya grandes, mencionaron que sus familiares como sus abuelos, ya lo jugaban,

(Fuente: http://losdodecafonicos.blogspot.mx/p/historia-de-mexico.html)

La necesidad de Jugar

La necesidad de Jugar

El juego es imprescindible para el correcto desarrollo infantil porque estimula, favorece y posibilita todo tipo de aprendizajes. El niño/a no sólo ha de aprender los colores, los números u otros contenidos escolares relacionados con el desarrollo intelectual, sino que ha de desarrollarse y evolucionar también en otros aspectos muy importantes como la coordinación de los movimientos, el lenguaje, la socialización, el desarrollo emocional… Es importante saber que los distintos tipos de juguetes contribuyen a favorecer estos aprendizajes y los adultos hemos de esforzarnos en proporcionar juguetes suficientes, adecuados y variados, que posibiliten un desarrollo integral de la personalidad del niño/a.

¿QUÉ OCURRE CUANDO UN NIÑO/A TIENE DIFICULTADES PARA JUGAR?

Sin duda una carencia importante de juego en la infancia ocasionará un desarrollo incorrecto e incompleto de la personalidad del niño/a. Estas anomalías pueden manifestarse en uno o varios aspectos (intelectual, social, lingüístico…) y ser más o menos severas en función del grado de privación.

Según proclamó en 1959 la Asamblea General de las Naciones Unidas y ratificó en 1990 el Parlamento Español, jugar es un derecho de la infancia y los adultos hemos de velar por su cumplimiento en todos y cada uno de los niños y niñas, aunque en algunas situaciones se encuentren serias dificultades para el desarrollo de esta actividad.

¿EN QUÉ CIRCUNSTANCIAS SUELEN TENER LOS NIÑOS/AS MÁS DIFICULTADES PARA JUGAR?

Podemos decir que hay dos grandes tipos de motivos que pueden ocasionar dificultades en el desarrollo de una actividad lúdica normal. Por un lado, encontramos los motivos relacionados con el contexto o la carencia de recursos y por otro, aquellas limitaciones surgidas a partir de algunos tipos de discapacidad o algunas exigencias debidas a enfermedades del propio niño/a.

¿Qué se puede hacer para facilitar la actividad lúdica en estas situaciones? 

Carencia de recursos
rabajar en la creación de recursos públicos que favorezcan y posibiliten el juego en los contextos más desfavorecidos. En España hay ya cerca de 400 ludotecas que contribuyen a estimular el juego infantil en diferentes contextos.

Niños/as hospitalizados durante largos periodos de tiempo.
eterminar acciones que permitan introducir este recurso en el contexto de los hospitales y formar al personal sanitario respecto a la importancia del juego para el correcto desarrollo de estos niños/as y su más pronta y eficaz recuperación. En nuestro país ya se están llevando a cabo experiencias en este sentido.

Niños/as con alguna discapacidad (motora,visual, etc.)
Investigar e informar a los consumidores sobre cómo adaptar juguetes para niños/as con discapacidad o sobre cómo adquirir juguetes ya adaptados. También es importante informar y formar a las empresas de juguetes sobre algunos requisitos a tener en cuenta en el diseño de los juguetes, para facilitar su uso también por parte de niños o niñas con discapacidad.

Kids on tree

(Fuente: AIJU Instituto Tecnológico del Producto Infantil y Ocio).